ansiedad en mujeres, estadisticamente mas propensas

Ansiedad en mujeres, estadísticamente más propensas

Estadísticamente la ansiedad generalizada y el conocido trastorno de pánico posee cifras considerablemente mayores en el sexo femenino, y por lo tanto es un tema de mujeres que debe ser parte de la conversación. La palabra ansiedad es ciertamente ambigua, ya que entre sus definiciones se encuentra un síntoma, característica de la personalidad o un trastorno.

Pero en línea general se podría enmarcar como una reacción o mecanismo natural que se activa frente a situaciones del entorno que nos alertan, por ello la ansiedad juega un interesante papel en el instinto humano de precaución en situaciones peligrosas o sospechosas, es decir que cierto nivel de ansiedad corresponde netamente con el cuerpo y resulta incluso provechoso.

Ahora bien el inconveniente surge cuando la ansiedad controla tu vida o sientes que maneja tus decisiones y comportamiento, en otras palabras que la ansiedad llega a un nivel desproporcionado y desmedido aún en situaciones que no lo ameritan, lo cual repercute a nivel fisiológico, psicológico y en las relaciones e interacción social.

Los factores causantes suelen ser de naturaleza diversa asociados con la transmisión genética, circunstancias traumáticas, consumo de drogas o experiencias como un embarazo o despido laboral.

Por otra parte los síntomas se concentran en sentimientos de preocupación, agotamiento, irritabilidad, no poder concentrarse y descansar adecuadamente, o en manifestaciones físicas como dificultad para respirar, incremento en la frecuencia cardiaca, nauseas, mareos, cefaleas y desmayos, aunque es importante recordar que el cuadro sintomático suele ser muy diverso.

Si consideras que posees un trastorno de ansiedad lo mejor que puedes hacer es buscar ayuda, recuerda que no estás sola y millones de personas alrededor del mundo lo padecen. Además las opciones de tratamiento son variadas y especialmente útiles, bien sea a nivel farmacológico o por medio de ayuda psicológica, destacando que ambas se pueden complementar con yoga, ejercicio o meditación.